La vida útil de los cauchos  ¿Cuándo se debe dejar de utilizar un caucho y se debe cambiar?

¿Cómo alargar la vida de los cauchos?

¿Qué significan los códigos de los cauchos/neumáticos?

Indice de carga - tabla

Índice de velocidad - tabla

Potencia de frenado y la adherencia.

Cauchos para verano:

Cauchos para invierno:

Cauchos para toda temporada:

Neumáticos Run Flat o Pax

Cambiar un solo caucho

Cambiar dos cauchos

Cambiar cuatro cauchos

Rodaje de neumáticos

Controlar el desgaste de los cauchos

Peligro de desgaste de los cauchos

Un caucho que le falta aire, subinflado,

Equilibrar el desgaste de los cauchos

 

 

La vida útil de los cauchos  ¿Cuándo se debe dejar de utilizar un caucho y se debe cambiar?

El caucho constituye el único punto de unión entre el vehículo y el suelo, debiendo cumplir, entre otras, las siguientes funciones:

Soportar y trasmitir carga vertical al terreno.

Desarrollar esfuerzos longitudinales (tracción y frenado).

Proporcionar esfuerzos laterales precisos (control y estabilidad).

Actuar como "colchón" amortiguador.

Para conseguir un mejor rendimiento, comportamiento, comodidad y seguridad de los cauchos, es importante tener en cuenta los factores principales que influyen en el desgaste y duración como son: características del vehículo (peso, potencia,...); perfil de las carreteras (rectas; curvas,..), tipo de suelo liso ó rugoso; estado mecánico del vehículo (alineación del eje delantero y trasero, estado de la suspensión y de los frenos,...); tipo de conducción (aceleraciones, frenadas, velocidad en curva,...) velocidad (en línea recta a 120 km/h un caucho se gasta dos veces más rápido que a 70 km/h), presión de inflado ya que si esta no es correcta, se gastaran más rápidamente y de forma irregular. Si es debido a ir bajo inflado bajará el rendimiento kilométrico, se fatigará la superficie, habrá riesgos de cortes en el lateral, habrá mayor calentamiento, mayor resistencia al desplazamiento y esto aumentara el consumo de combustible.

Si el caso es que los cauchos están pasados de presión, “sobreinflados” existe el riesgo de cortes y pinchazos en la banda de rodamiento, menor adherencia, menor rendimiento kilométrico y menos comodidad. En ambos casos menor seguridad con un riesgo mayor de tener un accidente.

Existen igualmente otros tipos de factores externos que influyen de una manera decisiva en el desgaste de los cauchos, como son las carreteras y dentro de ella el revestimiento, el estado, el perfil, el trazado y agentes atmosféricos como temperatura ambiente, humedad, etc.

Se deben cambiar cuando presenten deterioros: bien por cortes, abombamientos, desgastes irregulares internos y/o externos ó cuando la profundidad de la banda de rodamiento sea de 1,6 mm. (altura del testigo de desgaste), pero se debe ser especialmente cuidadoso de su revisión ante situaciones de lluvia ya que la superficie de contacto con el suelo se reduce y el agua no se evacua totalmente.

Cómo alargar la vida de los cauchos?

Es conveniente almacenarlos en lugares protegidos de la luz del sol y del mal tiempo evitando la presencia de agua y humedad en su interior, colocándolos en vertical, excluyendo la disposición en filas para neumáticos de automóviles con categoría de velocidad H (210 km/h), V (240 km/h) y Z >240 km/h), apilándose como máximo durante 3 meses para turismos S (180 km/h) y T (190 km/h) y transporte ligero.

Según indica algunos fabricantes, el plazo máximo que ellos pueden tener en el almacén es de 5 años.

¿Qué significan los códigos de los cauchos/neumáticos?

El valor más conocido por la mayoría de los conductores, es el del ancho de la banda de rodamiento del caucho/neumático en milímetros. Este valor se corresponde con la primera cifra del conjunto de números separados por una barra. Así, una medida de 195/65 en un neumático significará que este presenta una banda de rodamiento con un ancho de 195 milímetros.

La cifra que queda al lado derecho de la barra está relacionada con la altura del perfil del caucho/neumático, pero al contrario del valor de la anchura, este valor no indica el valor directamente en milímetros. Este valor va asociado al porcentaje que indica la altura del perfil en función del ancho de la banda de rodamiento. Así, en nuestro ejemplo anterior de 195/65, indicará que el 65% de 195 mm. es la altura del perfil, es decir, 127mm. Por lo tanto, un neumático con un índice de altura de perfil menor que otro, no tiene que ser necesariamente menos alto que el otro, ya que dependerá del valor de la ancho.

La letra que aparece a continuación se corresponde con la estructura del neumático, y en la actualidad nos encontraremos con una R en todos los cauchos/neumáticos, indicando una estructura radial de la cubierta.

El siguiente número hace referencia al diámetro de la rueda en pulgadas.

Así, un neumático 195/65 R 15, será el correspondiente para una rueda/rin de 15″ (pulgadas) de diámetro.

A continuación aparecen un número, seguido de una letra. El número hace referencia al índice de carga del caucho/neumático, es decir, el peso máximo que un caucho/neumático puede soportar. Multiplicando este peso obtenido por 2, se obtiene el peso máximo que soporta cada eje. Siguiendo con nuestro ejemplo, el neumático en el que aparecen 91 H, podrá soportar 615Kg.

 

Indice de carga - tabla

 

La última letra hace referencia al índice de velocidad del neumático, es decir, la velocidad máxima para la cual el neumático está diseñado para soportar. Circular con unos neumáticos con un código de velocidad inferior al especificado para el vehículo está prohibido, mientras que hacerlo con códigos de más velocidad no. La tabla de correspondencias es la siguiente, con la velocidad expresada en km/h:

 

Índice de velocidad - tabla

 

 

Otra indicación a tener en cuenta es el número que acompaña a la palabra DOT, que indica la fecha de fabricación del neumático. Así, un neumático en el que aparezca DOT 2105, indicará que este fue fabricado en la 21ª semana de 2005, siendo las 2 primeras cifras las que indican la semana, y las 2 últimas las que indican el año.

En los países donde existe la temporada de  invierno, es posible montar neumáticos con un índice de velocidad inferior (una letra inferior) al de los neumáticos de verano. Por ejemplo, si se montan neumáticos de verano con índice W, los de invierno podrán montarse con índice V, pero no con índice H.

Nota: Los fabricantes aplican estos índices de velocidad para neumáticos en buen estado. Estos índices no se aplican más si sus neumáticos están desgastados o dañados, subinflados, sobrecargados por el peso, o si han sido reparados.

 

Potencia de frenado y la adherencia.

Exactamente como la potencia de frenado, la adherencia del caucho es un elemento fundamental para la seguridad del conductor y la de sus pasajeros. Esta adherencia puede variar de 1 a 10 según el tipo de neumático, sus esculturas, el ancho, la calidad de revestimiento del suelo, pero sobre todo según las condiciones climáticas.

Con los tres argumentos siguientes, vamos a explicarle de manera simple y precisa algunos principios básicos sobre los neumáticos y a su utilización.

Cauchos para verano:

Puede circular con neumáticos de verano durante todo el año si la utilización de su vehículo, los desplazamientos realizados y el clima de su zona geográfica se lo permiten. Es muy importante que los neumáticos de verano estén siempre en muy buen estado. En caso de lluvia o nieve, el neumático de verano rendirá menos, incluso casi nada, si el desgaste del neumático es considerable. Sin embargo, el neumático de verano será más rendidor en suelo seco, con una adherencia más elevada.

Cauchos para invierno:

Se recomienda montar neumáticos de invierno a partir del mes de noviembre hasta el mes de marzo inclusive. No obstante, el desgaste de los neumáticos de invierno varia en función de la utilización de su vehículo, de los desplazamientos realizados y del clima de su zona geográfica. Es muy importante que los neumáticos de invierno estén siempre en muy buen estado, ya que estos neumáticos desgastados no serán eficaces ni en la nieve ni en suelo mojado. PNEUS-ONLINE le aconseja montar 4 neumáticos para nieve con el fin de aumentar la adherencia de su vehículo en invierno, y le recomienda cambiar los neumáticos a partir de 3,5 mm de profundidad en la escultura para conservar una adherencia máxima en suelo nevado. Por último, tenga en cuenta que el montaje de neumáticos de invierno afectará sensiblemente el comportamiento de su vehículo y su adherencia en suelo seco.

Cauchos para toda temporada:

El neumático para toda temporada es una buena alternativa si utiliza su vehículo en verano y en invierno. Es un neumático conveniente para todo tipo de suelo. Un neumático para toda temporada no será tan eficaz y no tendrá tanta adherencia en suelo seco como un neumático de verano. Tampoco tendrá un agarre tan importante como un neumático para nieve en suelo nevado. Es importante que los neumáticos para toda temporada estén en muy buen estado para que sean eficaces en cualquier situación.

Cauchos Run Flat o Pax

Según los fabricantes, los neumáticos llamados “antipinchazo”, por son obligatorios en ciertos vehículos que no tienen rueda de auxilio, y que tienen únicamente una bomba de aire “antipinchazo”. Si elige el tipo de neumáticos inadecuado, en caso de pinchazo su llanta corre el riesgo de desgastarse y necesitará una reparación en el lugar. Tenga en cuenta que el neumático “antipinchazo” debería permitirle dirigirse a la estación de servicio más próxima a velocidad reducida (80 km/h sobre 200 km).

Cambiar un solo caucho.

Si sus neumáticos presentan un grado de desgaste mínimo, es decir que la profundidad de las ranuras principales está al máximo, pero que necesita cambiar un neumático deteriorado por un pinchazo o un accidente, debe reemplazarlo obligatoriamente por el mismo neumático. El neumático nuevo deberá contar con las mismas especificidades del anterior y ser de la misma marca, tener el mismo perfil/estructura, mismos índices de velocidad/peso y por supuesto las mismas dimensiones.
Precisión del código de la circulación:

"La diferencia entre la profundidad de las ranuras principales de dos neumáticos montados sobre un mismo eje no debe superar los 5 milímetros".

Cambiar dos cauchos.

Si dos de sus neumáticos han alcanzado el grado de desgaste máximo o están deteriorados, debe reemplazarlos por neumáticos idénticos o similares. Elija obligatoriamente neumáticos con las mismas características de los que se encontraban en su vehículo.

¿Por qué montar neumáticos nuevos (o menos desgastados) en la parte trasera y no en la parte delantera? El conductor no puede controlar -o poco- la pérdida de adherencia de las ruedas traseras. Montar neumáticos nuevos en el eje trasero permite equilibrar la adherencia entre los dos ejes y así aumentar su seguridad: al accionar el volante se controla el eje delantero, incluso si la adherencia es más débil, mientras que los neumáticos nuevos le procuran una adherencia óptima al eje trasero.

Al montar dos neumáticos nuevos en su vehículo, no dude en preguntarle a su taller por qué uno de los trenes de los neumáticos se ha desgastado más rápido que el otro. Esta puede ser la consecuencia de un mal paralelismo de una mala geometría.

PNEUS ONLINE recomienda no esperar a que se alcance el testigo de desgaste, ya que en caso de lluvia, el “hidroplaneo” se verá favorecido a partir de 2.0 milímetros - o 3.0 milímetros para un neumático ancho.

Precisión del código de la circulación:

"El testigo de desgaste de 1.6 milímetros indica la altura de goma mínima legal".

Cambiar cuatro cauchos.

Si los cuatro cauchos se han desgastado al mismo tiempo, tiene más flexibilidad a la hora de elegir cauchos nuevos. Si desea cambiar por otro perfil u otra marca, se tiene que averiguar si se pueden adaptar al vehículo y no generar cambios en el funcionamiento (pueden influir en el sistema antibloqueo de frenos). Así podrá elegir neumáticos más resistentes, más cómodos, más rendidores, en función de los criterios que busca y de su manera de conducir, y siempre conforme a las recomendaciones y homologaciones del constructor de su vehículo.

Rodaje de cauchos

Cada caucho nuevo necesita un período de rodaje. El rodaje consiste en circular a velocidad moderada durante los primeros 200 a 300 kilómetros, para mejorar el rendimiento de los cauchos a largo plazo. Se aconseja no acelerar fuertemente ni frenar bruscamente durante los primeros kilómetros, hasta adaptar la conducción a los cauchos nuevos. Si el juego de cauchos anterior estaba muy desgastado, tenga en cuenta que el comportamiento de su vehículo será diferente con los nuevos, aun si se trata de la misma marca y referencia.

Controlar el desgaste de los cauchos

Al verificar la presión de los neumáticos, también es necesario verificar el desgaste de la banda de rodamiento. Los indicadores TWI se ubican en los flancos de los neumáticos y sirven para localizar los testigos de desgaste. El desgaste no debe alcanzar jamás los indicadores ubicados en el fondo de las esculturas y debe permanecer uniforme en toda la superficie. "El testigo de desgaste de 1.6 milímetros indica la altura de goma mínima legal".

Peligro de desgaste de los cauchos

El desgaste de los neumáticos ocasiona la pérdida de adherencia. Cuanto más desgastados estén sus neumáticos (ranuras cada vez menos profundas), más largas serán las distancias de frenado, especialmente en carretera mojada, y mayor el riesgo de hidroplaneo.

Un caucho al que le falta aire, “subinflado,

Cuando el caucho no tiene la cantidad e aire correspondiente, aunque sea levemente, se calienta y puede reventar en cualquier momento. Se acelerará el desgaste de la banda de rodamiento en los costados y aumentará el consumo de gasolina. A veces el flanco de su neumático podrá desgastarse en caso de “subinflado” considerable. Inversamente, la banda de rodamiento de un neumático “sobreinflado” se desgastará mucho más rápido en el centro y será más vulnerable si circula sobre una superficie deteriorada o con obstáculos.

Verifique la presión de sus neumáticos una vez por mes aproximadamente y en caso de cambio brusco de temperatura. Se recomienda igualmente inflar la rueda de auxilio al máximo, dentro del límite autorizado.

Equilibrar el desgaste de los cauchos

La posición de las ruedas (geometría, paralelismo) y su estilo al conducir pueden provocar un desgaste desigual en cada neumático. Para uniformizar el desgaste de sus neumáticos, se recomienda invertir las ruedas traseras cada aproximadamente 5.000 a 10.000 km. Por último, el Código de la Circulación estipula que no puede haber una diferencia de profundidad de las ranuras principales superior a 5 mm. entre dos neumáticos montados sobre un mismo eje.